10 razas de ovino autóctonas de Aragón: alguna no la conoces

Hoy os traemos varias razas de ovino que demuestran la riqueza que tenemos en Aragón en ganadería ovina. ¿Las conocías todas?

Rasa Aragonesa

La raza Rasa Aragonesa es una raza originaria de Aragón. Surge de la evolución de la oveja primitiva Ovis Aries Ligeriensis, que llegó desde el centro de Europa a la península y se estableció en el valle del Ebro, adaptándose al entorno local.

Su presencia se centra principalmente en el valle del Ebro, siendo predominante en la comunidad autónoma de Aragón y extendiéndose también a otras regiones de comunidades vecinas como Castilla y León, Castilla-La Mancha, Navarra, La Rioja y Cataluña.

Las dimensiones y el peso son equilibrados. La forma es ligeramente convexa, especialmente en los machos. El pelaje es fino, brillante y de un tono blanco amarillento. La lana es blanca.

Es una raza criada principalmente por su carne, siendo apta para la producción de Ternasco de Aragón.

Ojinegra de Teruel

La oveja ojinegra de Teruel se caracteriza por ser de color blanco con tonalidades negras alrededor de los ojos, en las puntas de las orejas, en el morro y en la parte distal de las extremidades. Tiene un tamaño medio y proporciones alargadas, con un pelaje fino y corto.

Esta raza se encuentra principalmente en Teruel, aunque también se puede hallar en menor medida en Castellón, donde se la conoce como Fardosca, y en Tarragona, donde se la denomina Serranet.

Su principal uso es para la producción de carne, siendo el cordero ojinegro parte de la IGP Ternasco de Aragón.

Maellana

La oveja de raza Maellana es una especie criada tradicionalmente en Maella, de donde obtiene su nombre, y en el bajo Aragón, en la zona cercana entre las provincias de Teruel y Zaragoza.

Esta oveja, de tamaño medio, se distingue por su excelente adaptación a entornos difíciles y su notable capacidad para la producción de carne. Estas características son fundamentales para promover su conservación, ya que la raza se encuentra en peligro de extinción.

En cuanto a su morfología, lo más destacado es la convexidad prominente de su zona fontonasal, un rasgo distintivo que la diferencia claramente de otras razas ovinas. También es apta para el Ternasco de Aragón.

Roya Bilbilitana

La Roya Bilbilitana es una de las razas más distintivas de España. Al nacer, los corderos tienen la piel negra con distintas partes blancas. A medida que crecen, su lana adquiere un tono pardo-rojizo o «royo», de donde proviene parte de su nombre.

Una peculiaridad de esta raza es que algunos ejemplares tienen cuernos, siendo más comunes en los machos (alrededor del 89%) que en las hembras (aproximadamente un 41%).

Esta raza está principalmente establecida en la Comarca de Calatayud, cuya capital fue la antigua ciudad romana de Bílbilis, de donde proviene la otra parte de su nombre.

También se puede encontrar en menor medida en explotaciones ganaderas de Teruel, Zaragoza, la comarca de Molina de Aragón en Guadalajara, Cuenca, Soria (especialmente en la Comarca de Arcos de Jalón), un rebaño en Toledo y en la comarca de Cervera del Río Alhama en La Rioja.

Ansotana

La raza Ansotana recibe su nombre del valle de Ansó, su lugar de origen. Desciende del Ovis Aries Celtibericus, una variedad de ovino que fue explotada por el pueblo celtibérico desde tiempos prehistóricos.

En tiempos pasados, la raza Ansotana era empleada para la producción de leche, carne y lana. En la actualidad, se enfoca principalmente en la carne, pero se está haciendo un esfuerzo por revitalizar su magnífica lana, que en su momento fue considerada una de las mejores de Aragón.

Desde sus inicios, desempeñó un papel crucial en la comunidad autónoma debido a la alta calidad de su lana, que era muy valorada en la región. En la actualidad, está catalogada dentro del grupo de Razas Autóctonas en Peligro de Extinción en el Catálogo Oficial de Razas de Ganado de España.

Cartera

La raza Cartera recibe su nombre en honor a su creador, Bernabé Martín Vicente, apodado «El Cartero».

Los duros climas de la comarca de Gúdar-Javalambre, donde es originaria, junto con la lucrativa industria lanera del siglo XIX, impulsaron la búsqueda de una raza ovina que combinara un buen vellón con una alta producción de carne. Así, Bernabé decidió cruzar la raza Rasa Aragonesa, conocida por su carne, con la raza Merina, que tenía una lana más abundante.

El resultado fue la oveja Cartera, que heredó las cualidades de ambas razas. Aunque actualmente se encuentra en peligro de extinción, ha perdurado a lo largo del tiempo a pesar de las adversidades, especialmente durante la Guerra Civil, cuando la mayoría de los rebaños de Cartera fueron confiscados para alimentar a las tropas.

Churra Tensina

Esta oveja es nativa del Pirineo central de Huesca y recibe su nombre del Valle de Tena, donde se encuentra ubicada. Se distribuye principalmente en la Jacetania, Alto Gállego y Sobrarbe.

Perteneciente al tronco churro, la oveja Tensina se distingue por su característica pigmentación en la cara y extremidades, así como por su lana larga y gruesa, que la protege del clima frío y húmedo de las montañas.

Históricamente, era una raza trashumante con censos significativos. Sin embargo, con la implementación de nuevos sistemas de producción, ha experimentado un mestizaje que la ha llevado casi a su desaparición.

La Tensina es conocida por ser muy maternal, resistente y adaptada a su entorno, lo que permite un manejo extensivo. Produce lechales de alta calidad, comercializados como Lechal Tensino, y también corderos recentales ligeros.

Merina de los Montes Universales

La presencia de la oveja Merina de los Montes Universales se remonta a tiempos antiguos.

En la actualidad, quedan alrededor de 18.000 cabezas de esta raza, aunque solo unas 7.000 están inscritas en el libro genealógico que se encarga de su conservación.

Estas 18.000 ovejas pertenecen a 23 ganaderos de la zona de la Sierra de Albarracín, siendo 16 de ellos trashumantes.

La mayoría de los rebaños de ovejas Merinas de los Montes Universales aún practican la trashumancia a lo largo de las Cañadas Reales, llegando algunos rebaños hasta Andalucía o Extremadura.

Salz

La raza Salz toma su nombre de la localidad donde se encuentra la explotación donde fue desarrollada, Ontinar de Salz.

Su creación tuvo lugar entre 1973 y 1980 mediante el cruce de la Rasa Aragonesa con sementales Romanov, bajo la dirección del Dr. Isidro Sierra. El objetivo era obtener animales con altos rendimientos reproductivos, adaptados a las zonas de explotación ovina de la región y con características de canal y carne que satisficieran las demandas del mercado del ternasco de Aragón.

Actualmente, la raza cuenta con alrededor de 7.000 cabezas distribuidas en unas treinta explotaciones, ubicadas en diversos municipios zaragozanos del Valle del Ebro y en zonas de regadío de las provincias de Huesca y Teruel.

La raza Salz se distingue por su marcada precocidad sexual, excelente instinto maternal que facilita la cría directa de los corderos, y un fuerte instinto gregario y rusticidad que hacen más fácil su manejo.

Xisqueta

La Xisqueta (el nombre hace referencia a su pequeño tamaño) es una raza ovina autóctona que se encuentra en peligro de extinción y es originaria de la Ribagorza aragonesa y catalana, así como del Pallars catalán. Actualmente, cuenta con unos 80 ganaderos asociados y más de 50.000 cabezas bajo control.

Mayormente, la raza Xisqueta se ubica en las comarcas leridanas del Pallars Jussà, Pallars Sobirà y Alta Ribagorça, y en algunos valles de la Ribagorza de Huesca. Sin embargo, también podemos encontrar núcleos dispersos en las comarcas oscenses de los Monegros, Sobrarbe y Hoya de Huesca, así como en las comarcas que conforman la Plana de Lleida, lo que podría ser un recuerdo de su antigua trashumancia.

2024-05-06T09:41:43+00:00

Deja tu comentario